Requisitos para autoconsumo industrial

autoconsumo industrial

El autoconsumo industrial es uno de los grandes avances energéticos en España. La posibilidad de que una empresa genere su propia energía y que esta sea totalmente sostenible supone una gran mejora para el propio negocio, que ahorra hasta un 60% en sus facturas eléctricas, aumenta su competitividad y reduce el impacto del cambio climático.

Cada vez es más común observar la transición de muchos negocios y empresas a las energías renovables. Pese a este incremento en autoconsumo solar, sigue existiendo desconocimiento y dudas sobre los requisitos y tramitaciones necesarias para estas instalaciones. ¡Es hora de ponerle freno a esas preguntas y empezar a responder! Sigue leyendo este post y descubre los principales elementos que debes tener en cuenta para sumarte al autoconsumo industrial.

Cubierta adecuada para autoconsumo industrial

La cubierta en donde se instalarán las placas solares es uno de los requisitos más importantes que debes tener en cuenta.  ¿En qué estado se encuentra? ¿cuál es su orientación? ¿tiene sombras a lo largo de su extensión?

Dada la estructura que va a soportar el tejado de la nave es fundamental analizar antes de cualquier instalación su estado: si existen roturas en las tejas, si se visualizan internamente goteras o humedades o si la cubierta está compuesta por materiales peligrosos como podría ser el amianto. Realizar de forma correcta este primer paso evitará desde el inicio del proyecto graves fallos.

Como es lógico, antes de comenzar cualquier obra, un equipo técnico evaluará la disposición de la cubierta para hacer el estudio de viabilidad técnica del proyecto y analizar la orientación del tejado, las sombras que existen en la cubierta, la trayectoria del sol, la radiación de los rayos en la propia nave, etc. ¡Este estudio es imprescindible para asegurar el correcto funcionamiento de la instalación!

Trámites legales del sector

Al tratarse de una instalación de autoconsumo industrial se deberá tener en cuenta la reglamentación del sector, así como las tramitaciones habituales que se dan al inicio de una obra, la autorización urbanística según el tipo de suelo o zona, las autorizaciones autonómicas, etc.

Una vez acabada la instalación también sería necesario realizar una serie de trámites legales que acrediten el final de la obra y el uso que se les dará a las instalaciones.

Y ahora que ya sabes lo fácil que es pasarse al autoconsumo industrial… ¿A qué esperas? Confía en EiDF Solar para dar el salto sin ninguna preocupación porque nosotros nos ocupamos de todo: estudio previo y asesoramiento, proyecto ingeniería, ejecución e instalación, tramitación legal y administrativa y mantenimiento. ¿Empezamos?

Deja tu comentario